Tres amigos, diez años

 

Jaime Ávalos posando con la Canon de Jaciel Cruz, mientras yo usaba su D100 para retratarlo. ©2003 Francisco Cubas

Jaime Ávalos posando con la Canon de Jaciel Cruz, mientras yo usaba su D100 para retratarlo. ©2003 Francisco Cubas

 

Jaciel Cruz en su etapa tabasqueña. ©2003 Francisco Cubas

Jaciel Cruz en su etapa tabasqueña. ©2003 Francisco Cubas

 

Ya no recuerdo quien me tomó la foto a mí, si Jaciel o Jimmy. ©2003 Jaime Ávalos/Jaciel Cruz

Ya no recuerdo quien me tomó la foto a mí, si Jaciel o Jimmy. ©2003 Jaime Ávalos/Jaciel Cruz

 

El siguiente es un post muy local, de poco interés para cualquiera que no tenga relación con las personas mencionadas, pero lo publico porque me trae buenos recuerdos y porque finamente este es un blog personal, no una revista. Un día como hoy, 12 de septiembre, pero de hace diez años, los fotoperiodistas Jaciel Cruz y Jaime Ávalos (Jimmy, como es conocido en el medio periodístico tabasqueño) visitaron mi casa para pasar el rato. En ese entonces éramos compañeros en el recién abierto y hoy desaparecido Milenio Tabasco (ellos como fotógrafos, yo como editor de Cultura).

Sigue leyendo

Un día con Patricia Aridjis

Patricia Aridjis en Nuevo Torno Largo, Tabasco. ©2013 Francisco Cubas

Patricia Aridjis en Nuevo Torno Largo, Tabasco. ©2013 Francisco Cubas

Como todo origen es arbitrario, podríamos ubicar el germen de esta historia en la milenaria ciudad de Tire, cuna del abuelo de Patricia Aridjis. Él pertenecía a la ancestral colonia griega que fue expulsada luego de la derrota en la guerra greco-turca de 1922. Aquel veterano de la Primera Guerra Mundial tal vez intuyó que la guerra estaba muy lejos de acabarse en Europa. El caso es que alguien, en alguna embajada, le mencionó México como un buen lugar para emigrar. Y así, sin saber español ni conocer a nadie se embarcó. En el DF conoció y se casó con una joven de Contepec, un pequeño pueblo michoacano donde procrearía cinco hijos (el menor de ellos es el poeta Homero Aridjis) y donde, una generación más tarde, nacería Patricia.

“Yo creo que de ahí me viene mi espíritu aventurero, de mi abuelo”, dice sonriente, y  me cuenta cómo al terminar la carrera de Comunicación en la UAM se fue de mojada a Estados Unidos en compañía de una amiga, “para ver qué pasaba”. Pasaron al otro lado, a San Diego, “y todo salió mal”, prosigue Patricia, “quienes nos iban a dar hospedaje nunca aparecieron, nos quedamos sin dinero y terminé limpiando mesas en un restaurante para poder regresar a México”.

Sigue leyendo

“Eres también aquello que has perdido”

©2007 Francisco Cubas

©2007 Francisco Cubas

La imagen más simple puede contener mundos. Miro hoy esta fotografía y vuelvo a la tarde de otro domingo, el 11 de noviembre de 2007. El río se ha retirado por fin de la casa donde vivía entonces, tras haberla inundado hasta una altura de dos metros. Alrededor de esos libros todo es desolación: muebles, ropa, libreros, aparatos, películas, discos, cartas, tarjetas, negativos, ampliaciones; todo ha flotado durante más de una semana en agua estancada, mezcla de lluvia y cañería. Es la casa que fue el hogar donde creció y murió mi matrimonio de cuatro años, donde cada pequeño objeto guarda el recuerdo de un instante tristemente feliz o felizmente triste, pero cada pequeño objeto yace ahora embarrado en un lodo negro y fétido que lo llena todo.

Sigue leyendo

Tu mejor foto es la que nunca fue

Rogelio Urrusti y Jeremías Marquines. ©2013 Francisco Cubas

Rogelio Urrusti y Jeremías Marquines. ©2013 Francisco Cubas

Heard melodies are sweet, but those unheard
are sweeter…
John Keats

“Dulces son las melodías escuchadas, pero más lo son las no escuchadas”, el célebre verso de Keats tiene muchas posibles lecturas, una de las cuales es la afirmación de que la imaginación es siempre mayor que la realidad. También podríamos interpretar que nuestro deseo será siempre superior a lo que poseemos, que nuestros innumerables sueños se estrellarán siempre contra las limitaciones de la vida real. Llevando la frase al contexto de la creación yo la emparejaría con esta frase de George Steiner: “En el corazón de la forma se encuentra una tristeza, una huella de la pérdida”. Es decir, la obra, el poema, la canción, habría podido ser de muchas maneras, acaso mejores, acaso más adecuadas a su ser. Lo dice también Rousseau: “Tal es la nada de las cosas humanas que, excepto el Ser que existe por sí mismo, no hay nada más bello que lo que no existe”. Augusto Monterroso ilustra magistralmente este punto en su cuento Sinfonía concluida, que especula lo que ocurriría si fueran hallados los dos movimientos faltantes de la famosa obra de Schubert. Las delicias concretas, ancladas en el devenir, en el tiempo y el espacio, están en desventaja frente a las imaginadas, que no tienen límite.

Sigue leyendo

Un pequeño tributo a Tenosique

 

Un cojoe se prepara para la danza. ©2011 Francisco Cubas

Un cojoe se prepara para la danza. ©2011 Francisco Cubas

 

Acabo de terminar una selección rápida de las miles de fotos que tomé del carnaval de Tenosique en los años 2010 y 2011. Espero no haberme equivocado tanto, es un complemento al post anterior, La danza del Pochó, y el álbum completo puede verse en Flickr en la siguiente dirección: www.flickr.com/fotocubas.

Francisco Cubas

La Danza del Pochó

Cojoes en la plaza central de Tenosique. ©2010 Francisco Cubas

Cojoes en la plaza central de Tenosique. ©2010 Francisco Cubas

En los los meses de carnaval de 2010 y 2011 me di a la tarea de fotografiar el carnaval en Tenosique, un municipio de Tabasco que bordea con el norte de Chiapas y es parte de la frontera entre México y Guatemala. Las oficinas locales lo promueven como “el más raro del mundo”, pero independientemente de que lo sea o no, es una festividad digna de verse. Como en otras partes del mundo, en Tenosique se llevó a cabo un mestizaje del calendario católico con un antiguo ritual local, en este caso una danza de posible origen prehispánico.

Sigue leyendo

Feliz 2013!

La Zona Luz de Villahermosa en el primer día del año. @2013 Francisco Cubas

La Zona Luz de Villahermosa en el primer día del año. @2013 Francisco Cubas

Aprovecho esta fecha para agradecer a todos los seguidores, lectores y visitantes de este blog en el 2012. Trataré de escribir con mayor regularidad en el 2013, para seguir compartiendo reflexiones y opiniones sobre las imágenes que nos fascinan. Un gran abrazo a todos.

Francisco Cubas

El galeón español

Maquinaria de CFE abandonada desde hace tres décadas en el municipio de Huitiupán, Chiapas. ©2012 Francisco Cubas

Sé que citar a Gabriel García Márquez ante cualquier hecho curioso que parece revelar alguna oscura esencia de nuestra identidad latinoamericana es el más común de los lugares comunes, pero discúlpame lector, fue lo primero que recordé cuando encontramos esta enorme máquina perdida en medio de la vegetación, en el municipio de Huitiupán, Chiapas.

Sigue leyendo

Una ofrenda al viento

@2012 Francisco Cubas

Bono comparó en una canción el despedirse de un ser querido con la visión de un papalote llevado por el brisa en la playa. Es una imagen muy eficaz: ¿quién puede decir dónde te llevará el viento? Recordé esto ayer al visitar Tapijulapa y su cementerio, ubicado al lado de la iglesia del lugar, en un cerro en medio del pueblo. Me sorprendió ver a muchas familias con sus papalotes que elevaban niños y mayores por igual entre las tumbas. Un abuelo me explicó que en Tapijulapa sólo estos días son propicios para volarlos: “pasando unos días ya no hay buen viento, por eso todo mundo los vuela hoy aquí, en el punto más alto del pueblo, aunque ahora ya se ven muy pocos, antes por todo el pueblo se veían papalotes”. De modo que por esta coincidencia el día de los Santos Difuntos trae consigo esta curiosa yuxtaposición de sepulcros y papeles multicolores que se elevan por los aires.

Nunca me han gustado las tumbas. Después del entierro de mi padre hace 22 años, no he visitado una sola vez su lápida en mi pueblo. Pero que maravilla si cada 2 de noviembre voláramos un papalote para esa persona amada, para dejarlo ir alto hacia las nubes y perderse allí de nuestra vista, como una ofrenda de color al viento, para recordarla no en lugar oscuro y húmedo, sino en el luminoso azul del cielo, ahí donde nos dijeron de niños que se iban las personas que morían.

Está de más decir, aunque lo digo, que esta fotografía es para él.

Francisco Cubas