Frederick Douglass, la fotografía contra la esclavitud

04699805502139b23f5a4ad962198308d4b38512

Nacido en la esclavitud, el diplomático abolicionista se convirtió en el hombre más fotografiado del siglo XIX en Estados Unidos

 

Existen 155 fotografías de Georges Custer, el célebre general que luchó para exterminar a los nativos norteamericanos; y existen 130 fotos de Abraham Lincoln, y 130 de Walt Whitman. Pero Frederick Douglass fue fotografiado al menos en 160 ocasiones.

Douglass nació en 1818 en Maryland y fue separado de su madre desde muy pequeño, como era la costumbre en las haciendas esclavistas (no supo nunca quién fue su padre). Tras pasar por varios dueños, la esposa de uno de ellos rompió la ley al enseñarle a leer. Su amo se enteró y Douglass terminó de aprender pagándole con pedazos de pan a niños blancos para que le enseñaran.

Tras muchas peripecias huyó a Nueva York, territorio libre de esclavos, y continuó su educación de manera autodidacta, uniéndose a grupos abolicionistas, ofreciendo conferencias y escribiendo en periódicos, llegando a viajar a Europa para difundir su plataforma política.

Al término de la Guerra Civil Estadounidense desempeñó varios cargos políticos. Fue el primer candidato negro a la vicepresidencia de Estados Unidos y fue nombrado cónsul en Haití durante dos años, puesto al que renunció cuando el presidente Benjamin Harrison impuso a los haitianos la construcción de una base militar.

Su autobiografía Vida de Frederick Douglass, un esclavo americano, contada por él mismo, fue publicada en 1845 y en apenas tres años se convirtió en un éxito de ventas que fue traducido al holandés y el francés.

53aef5cb2ff97847499eff7978efa320d1e12630

Carte de visite, 21 de enero de 1863. 

Lo que hace aún más pertinente a Douglass para el tema que ocupa este espacio es que fue uno de las personas de su tiempo que supo ver con mayor lucidez el tremendo impacto que tendría la fotografía en el mundo. Recordemos que el daguerrotipo, el proceso que hace posible la proliferación global de la fotografía, fue presentado oficialmente en 1839, cuando Douglass tenía 21 años y acababa de huir hacia su libertad. Pero el antiguo esclavo fue una de las primeras personas en entender que la fotografía era un poderoso instrumento para las relaciones públicas. Las 160 fotografías que le hicieron en vida no fueron un azar, sino un plan cuidadosamente trazado para luchar contra las ilustraciones caricaturizadas de negros que dominaban el vocabulario visual de su tiempo.

Este hombre autodidacta escribió además tres ensayos sobre fotografía: “Conferencia sobre fotografía” (1861), La edad de las imágenes (1862) e “Fotografías y progreso” (1864). En ellos destaca el carácter democratizador de la fotografía: “La más humilde sirvienta puede tener hoy un retrato que la riqueza de los reyes no habría podido comprar hace 50 años”.

Afirmaba que la capacidad de hacer fotografías era un gran poder, porque podía mostrar la humanidad inherente de hombres y mujeres a quienes los Estados Confederados les negaban la condición humana. Es revelador leer que para él las fotografías tenían una precisión que inspiraba una fe similar a la religiosa. “Hay muy pocos que piensan, la mayoría siente”, dice en un escrito, “pocos comprenden un principio, la mayoría requiere una ilustración”. Leyéndolo desde nuestra era de la post verdad, parece que algunas cosas han cambiado muy poco.

1aa6a82af620ae54624d0d5558e2df47d54ecf5e

Carte de visite, 1870. 

¿Tuvo éxito Frederick Douglass en su cruzada para cambiar la imagen de los negros en Estados Unidos? Es obvio que no. Diez años después de su muerte, en 1915, el destacado pionero del cine D.W. Griffith estrenaba “El nacimiento de una nación”, una de las películas más importantes de la historia por su desarrollo narrativo, pero que retrata a los negros como alcohólicos y depravados que sólo podían ser controlados por el Ku Klux Kan.

El simple hecho de que la figura de Douglass apenas sea conocida hoy en día fuera de la comunidad negra estadounidense nos muestra el racismo inherente con el que contemplamos la historia. Lincoln, Whitman y Custer son figuras familiares en el cine. Douglass sólo aparece brevemente en la película “Glory” de 1989, en la historia de un batallón de negros que participó en la Guerra Civil.

Sin embargo, uno no puede dejar de admirar todo el valor, la determinación, la disciplina y el trabajo incansable con el que labró su vida Frederick Douglass. Hay que imaginarlo en cada sesión, cuidando hasta el mínimo detalle de su indumentaria y su peinado, su actitud, su mirada, consciente de que ante la cámara no estaba Douglass, sino millones de personas juzgadas por el color de su piel, forzadas a demostrar, a comprobar, que eran dignos miembros del género humano.

Francisco Cubas

643fe26c11d1cf303f85df1e94d5a251f1325f81

Graffiti en Los Ángeles, California, 2013. 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s