La Gran Inundación (II)

Vecinos de la colonia Gaviotas, auxiliados por algunos soldados, luchan por reparar el bordo del malecón, horas antes de que finalmente colapsara, 31/10/2007. @Francisco Cubas

Aquel miércoles 31 de octubre de 2007 la mayoría de los habitantes de Villahermosa ya sabía que ésta se iba a inundar. El 70% del estado ya estaba bajo el agua. Los helicópteros que sobrevolaban los ríos a todas horas, los bordos eran superados constantemente y reparados en seguida por los cientos de voluntarios que mantenían guardia constante en el malecón Carlos A. Madrazo, en ambos lados, hacia el centro histórico de la ciudad y hacia Gaviotas, la tradicional colonia popular. La lluvia proseguía, incansable, como desde hacía varios días. Ya sólo era cuestión de tiempo.

El agua ya había empezado a entrar en las colonias Casa Blanca, Plutarco Elías Calles, Guayabal, Miguel Hidalgo, La Manga I y III, Sabinas, El Cedro, Los Sauces, Bosques de Saloya, La Selva, entre muchas otras.

Felipe Calderón acompañado de su esposa y el gobernador Andrés Granier visitó el malecón a la altura del puente Manuel Pérez Merino, para tomar unas palas y llenar simbólicamente unos costales. Esas bolsas de arena amontonadas improvisadamente eran la única protección que apenas mantenía a salvo al centro histórico. Como  suele ocurrir en estos casos, el pánico había provocado que la gente vaciara los anaqueles de los supermercados y las abarroteras.

Aquella mañana di un recorrido por el malecón, y cuando se preparaba el acto protocolario con los mandatarios lo evité y me fui a la colonia Casablanca, donde ya algunos habitantes comenzaban a abandonar sus casas. Mientras me encontraba ahí, a las 15:20 horas, los bordos cedieron en Gaviotas por varias partes, y la colonia se inundó en cuestión de minutos, en los puntos más bajos casas de hasta dos plantas quedaron sumergidas. Dos de mis compañeras del diario, Dulce Chávez y Patricia Valencia estuvieron entre los damnificados.

No me enteré. Las redes celulares ya habían comenzado a fallar, las llamadas se caían y todavía no era la época de los smartphones, nadie usaba Facebook ni Twitter en Tabasco. Por otro lado, en la calle, circulaban miles de rumores, era difícil ubicarse. Cuando regresé a las seis de la tarde a la redacción (hacía algunos meses me habían designado Editor de Fotografía del diario) escuché las primeras versiones, y posteriormente vi las fotos de mi compañero Sadyd Mora, que apenas tuvo tiempo de captar algunas labores de rescate.

La parte de Casablanca que fue derrumbada en 2010 por considerarse zona de alto riesgo, ya que sus casas estaban prácticamente a orillas del Grijalva, 31/10/2007. ©Francisco Cubas

Se ha especulado mucho sobre si hubo o no muertos en el 2007. Ante la versión oficial de que no hubo víctimas mortales, el público siempre ha respondido con incredulidad y sarcasmo. Circulaban muchas historias: que la Marina acordonó Gaviotas para que nadie viera los muertos, que por la noche los marinos entraban en lanchas a quemar los cadáveres, que una señora había salido de su casa antes que entrara el agua dejando encerrados a sus niños y no había podido regresar a tiempo. Si algún lugar tuvo las condiciones para tener víctimas mortales fue la colonia Gaviotas, por la velocidad y la altura que tomó el agua. Pero en los casi dos meses que recorrí las calles nunca encontré a nadie que hubiera visto de primera mano los muertos o que tuviera una foto de ellos, nunca encontré entre las cientos de personas que acompañé a entrevistar, a nadie que denunciara la muerte de un familiar, y nadie lo ha denunciado tampoco desde entonces en ningún medio. Se puede aducir que casi todos los medios en Tabasco estaban controlados por el gobierno, pero recuerdo que el Tabasco Hoy, por ejemplo, en esa época estaba peleado a muerte con Granier (después le dedicaron portadas amigables, presumiblemente, como siempre ocurre en estos casos, tras llegar a un acuerdo económico). Entre todos los periodistas era sabido que desde sus inicios el gobierno granierista le había suspendido al Tabasco Hoy el subsidio en efectivo que las administraciones locales otorgan a todos los medios de comunicación, y en el diario y en la estación de radio de su propiedad denunciaban continuamente irregularidades de la administración estatal y quejas contra el gobernador. ¿Por qué ninguna viuda o huérfano fue con ellos, o con el clásico programa Telerreportaje, el de mayor credibilidad por sus conexiones izquierdistas? ¿Por qué ningún político de oposición, los principales interesados siempre en desprestigiar al gobernante en turno, “consiguió” a un testigo? Ciertamente es muy difícil creer que en un desastre natural tan grande no hubo muertos, como ha presumido siempre el gobernador, pero el periodismo y la historia se basan en evidencias, y hasta ahora nadie ha podido ofrecer ninguna.

Algunas de las imágenes más dramáticas del 2007, las que le dieron la vuelta al mundo, se captaron ese día. Yo aquí sólo puedo ofrecer un poco de lo que ocurrió la víspera. Muchos compañeros fotógrafos sí captaron aquellas imágenes y aquí reitero que hace falta un documento bien investigado que las aproveche y que muestre y explique con claridad (fuera de leyendas y versiones oficiales) lo que ocurrió en ese gran desastre cuyas secuelas todavía vivimos los habitantes de Tabasco.

Damnificada refugiada en una bodega de la colonia Casablanca, 31/10/2007. ©Francisco Cubas

Colonia Casablanca, 31/10/2007. ©Francisco Cubas

Francisco Cubas

4 pensamientos en “La Gran Inundación (II)

  1. Muy padre tu reportaje, Cubas, ciertamente este día 31 se puede decir que volvi a la vida, fui rescatado por mi cuñado un par de valientes en una lancha sin motor con solo 2 remos y 8 personas rescatadas, pero gracias a diso salimos de esa, si te cuento que sucedio algo que he calificado como un milagro, tu sabes que las lineas fallaron teniamos 3 celulares que recibian llamadas, asi que si a uno no entraba entraba al otro, el mio tuvo la mal fortuna de caer en agua, y lo rescate, lo seque y lo encendi de nuevo y funciono, despues de las 7 de la mañana mi celular era el unico en que entraban las llamadas, veiamos pasar helicopteros que ahora se estaban rescatando personas en el techo de la secundaria, a las 9 y media nos rescataron a eso de las 10 en lo que nos recibio la familia en el puente grijalva 3 aproximadamente a las 10 y media quize comunicarmen con mi esposa es hija y que crees? el celular ya estaba muerto. Milagro o coincidencia no lo se pero me sirvio exactamente para lo que queria que me rescataran. Hasta luego amigo

  2. Buen trabajo Cubas!!! Me hiciste volver a aquellos días…Y es cierto, yo tampoco encontré testimonios sobre muertes o cosas así…Incluso, me quedé atrapada en casa y al salir al día siguiente en lancha, no vi nada extraño, sólo el patrimonio perdido de miles de familias!….Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s